Close

21 junio, 2014

Terapia del Lenguaje ¿Cuando la debemos considerar?

Cuando un niño no alcanza un desarrollo en sus habilidades para el lenguaje, puede hacer que los padres se preocupen. A pesar de que usted puede entender que los niños se desarrollan a ritmos diferentes, le puede parecer  preocupante si su hijo no habla a tiempo.

Hay un momento en que la logopedia es su caso, y otras veces en que es simplemente una cuestión de que su hijo no estaba listo todavía. ¿Cómo lo puede saber un padre? Y si la terapia del habla se indica que, ¿cómo proceder? Estos son algunos consejos e ideas, que desde el blog de Rofimo hemos sacado.

¿Qué es “normal”?

Según los expertos y diversas fuentes, los siguientes hitos son consideradas “normales” para los bebés y niños pequeños.

* En virtud de un año de edad, se considera normal que los bebés interactúan verbalmente con su entorno haciendo sonidos. Estos son los precursores de la palabra.

* En torno a los 12 a 15 meses de edad, los bebés comienzan a imitar los sonidos de su lengua materna, y comienzan diciendo palabras sueltas. Pueden seguir instrucciones simples, de un solo paso.

* De 18 meses a 2 años es el momento en el que aumenta el vocabulario y los niños pequeños comienzan a poner dos palabras juntas, como “jugar pelota.”

* Entre 2 y 3 años, el discurso general despega. Vocabulario y comprensión aumenta. Si su hijo es, por ejemplo, de 3 años de edad y sólo pone dos palabras juntas,  podría ser considerado un retraso y que requiera terapia.

Tienes más información justo en el post anterior, puedes verlo aquí.

Una Combinación de Factores

Algunos expertos señalan que el retraso del habla por sí solo no es necesariamente causa de preocupación, pero el retraso del habla acompañada de otras cuestiones podría ser más grave. Por ejemplo, si su hijo es “tardío” para el habla y también exhibe otros comportamientos inusuales, podría significar que es hora de terapia. Tales comportamientos inusuales podrían incluir:

  • La falta de comunicación no verbal, como el contacto visual, sonrisas, balbuceos, y otras conductas socialmente atractivas
  • La incapacidad para seguir instrucciones, o incluso escucharlos
  • Insuficiente memoria, sobre todo a corto plazo
  • Extrema frustración al tratar de hablar

Hable con el terapeuta

Si usted tiene preocupaciones sobre el desarrollo del habla de su hijo, un buen lugar para comenzar sería probablemente el pediatra. Él o ella le puede dar una opinión sobre si procede o no la terapia del habla  y puede recomendar un terapeuta del habla, si es necesario.

Tampoco estaría de más tener una segunda o incluso una tercera opinión de otro pediatra, y es posible que desee hablar con otros terapeutas además de la que el pediatra le recomiende. Cuando se trata de conseguir  la ayuda que su hijo necesita, vale la pena ser un poco exigente. Cuando usted está buscando un terapeuta, aquí tiene algunas cosas a tener en cuenta:

  •  ¿El terapeuta tiene una actitud que te gusta y sientes que puede hacer un buen trabajo?
  • ¿Su hijo parece tener para buena afinidad con  el terapeuta?(Psarán muchas horas juntos)
  • ¿Qué tipo de enfoque  utiliza el terapeuta?
  • ¿Te hace comprender lo que quiere desarrollar con su trabajo?

Si usted tiene alguna “malas vibraciones” o simplemente no se siente cómodo con un terapeuta, está bien seguir buscando.

 

Facebooktwittergoogle_pluspinterest

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *